Examen y Balance

Balance

Examen y Balance

 

Haciendo un repaso últimamente de algunos autores que he leído a lo largo de mi vida y escarbando mejor aún en la bibliografía de la llamada fuente inagotable de los pensadores motivacionales o dedicados al desarrollo personal, pues hice un alto nuevamente en un autor que en lo particular me gustó muchísimo y que dejó una enorme huella en mí : Og Mandino, que falleciera en 1996.

Pues este autor, no sólo practicó lo que predicaba, sino que también inspiró a millones de personas para que siguieran su ejemplo de éxito y de una vida fructífera. Es uno de los autores motivacionales más leídos; se han vendido más de 36 millones de ejemplares de sus obras traducidas a 20 idiomas.

Como ustedes sabrán, se cuentan entre sus obras más famosas: El Vendedor Mas Grande del Mundo, El Milagro Más Grande del Mundo, La Universidad del Éxito; Los 10 Mandamientos del Éxito; Una Mejor Manera de Vivir, etc.

Esto viene a cuento porque particularmente en esta semana que acaba de transcurrir, me han sucedido cosas que creo marcarán un antes y después en mi vida en general. Y no es porque pasara algo tremendo o muy puntual; sino que se vinieron dando ante mi situaciones que se me fueron poniendo ante el espejo y como demandándome más acción y un más definido enfoque sobre mis metas. No sé si en verdad podré hacerme entender tal como quisiera, pero lo importante es que siempre fui movido a leer autores que transforman vidas, que alientan a la superación, que saquen de nosotros lo mejor y que nos hagan ver de lo que a veces somos incapaces de descubrir por nosotros mismos. Pues algo en ese sentido se dio cuando en mi interior recorrí los pasajes de este autor en lo relativo a sus enseñanzas cuando habla del los 10 mandamientos del éxito, entre los cuales menciona como mandamiento 1° que “Debes trabajar cada día como si tu vida estuviera en juego” y el 6° que “debes comprender que los planes son sólo sueños cuando no hay acción”.

Pues te aseguro que siendo bien exigente conmigo mismo y a pesar que estoy (creo) en el camino correcto, aún y repasando mentalmente tales mandamientos, pues es poca la acción que al parecer estoy manteniendo o imprimiéndole a mi vida, porque tampoco siento que estoy actuando como si mi vida estuviera en juego. Pues creo que debería, porque le estoy poniendo esfuerzo pero al parecer no el suficiente y no tomo real magnitud de cuánto esto me está afectando en la consecución de mis objetivos.

Objetivos que no sólo están relacionados con un mayor bienestar económico, sino que también con un mejor desenvolvimiento en mis relaciones sociales, en mi pareja, en la relación con mis hijos, con mis amigos, etc.

Si bien es cierto que siempre hay cuestiones que mejorar en nuestra vida en general y de hecho procuro hacerlo cotidianamente; lo que quiero decir es que al parecer y por alguna razón en particular (examen de conciencia; replanteo sobre la felicidad y el éxito; el legado que uno está dejando, etc; ha llegado el momento en esta semana en particular, de mirarme frente al espejo, de recordar a Og Mandino y sus enseñanzas en citas que hace ya muchos años había leído, de hacer un balance en distintos aspectos y sacar como conclusión que debo enderezar un poco el rumbo, afinar la puntería y redoblar esfuerzos en el cumplimento de todas y cada una de las enseñanzas aprendidas y no sólo por este autor, sino que por todos los que he leído y también reforzar los principios y valores que han regido mi vida hasta el presente.

Esta historia vendría a ser como un renovado compromiso conmigo mismo de procurar cada día ser más eficiente en la acción que motiva y rige mi vida; fortaleciendo mis principios y valores, como la honestidad, el compromiso, el trabajo, la perseverancia, pero también trabajando aún más en el fortalecimiento de mis lazos afectivos y dándoles el lugar que corresponde entre las prioridades de mi vida.

No sé si a ti te ha pasado, pero quería compartirlo contigo porque en realidad fue como un fin de año adelantado, es decir….tiempo de balance y replanteos, de ajustar lo que haga falta y de esforzarse aún más en la dirección correcta.

En síntesis, procurar mayor armonía y tratar de saborear la vida viviendo más intensamente y disfrutando de la misma.

Pues no es menor el desafío; como yo lo veo no sólo debo renovar compromisos y procurar mayor acción con foco bien puesto, sino que a la vez, procurar cultivar más aún mis muy buenas relaciones para disfrutarlas en toda su plenitud y con armonía. Sin dudas será, uno de mis más ambiciosos compromisos conmigo mismo.

Finalmente y a propósito de Og Mandino y por si no lo has leído nunca, te enumero en esta oportunidad y ya que hablamos de sus 10 mandamientos, pues los restantes 8 que tampoco vendrían mal aplicarlos en su total dimensión a nuestra existencia; de hecho, los sumo a mi renovado compromiso del que te hablo en esta historia, mi historia.

“Debes aprender que con paciencia, puedes controlar tu destino; debes trazar tu camino con cuidado o siempre irás a la deriva; debes prepararte para la oscuridad, mientras viajas bajo la luz del sol; debes sonreírle a la adversidad hasta que ésta se rinda a tus pies; debes sacudir las telarañas de tu mente antes de que éstas te aprisionen; debes aligerar tu carga si quieres llegar a tu destino; nunca debes olvidar que siempre es más tarde de lo que piensas; nunca debes esforzarte en ser otra cosa que tú mismo.”

Muy sinceramente

Eduardo Nieto

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks

Déjame Tu Comentario

*