Nos cuesta tanto cambiar la manera de pensar?

Cuando a comienzos de esta década (año 2000) me desempeñaba en la docencia (nivel medio y superior) en la ciudad de Ushuaia, Argentina y en asignaturas como Formación Ética y  Sociología entre otras, les comentaba a mis alumnos el concepto del “teletrabajo”  y de cómo las grandes empresas (hace ya más de 10 años) aprovechaban las nuevas tecnologías y la informática para minimizar costos y aumentar la productividad en sus empresas.

Estas enviaban a sus empleados a producir desde sus propios hogares, teniendo como misión únicamente la de producir más y mejor, entendiendo que el trabajar cómodamente instalados en  sus hogares y comunicados en todo momento con la empresa y con todo el mundo al mismo tiempo, les producirían mayores beneficios que estar por cientos en la oficinas corporativas físicamente instalados todos en un mismo sitio (más consumo de energía, más costos de alquileres y gastos de insumos, etc).

Pues ya han pasado 10 años y aún muchas personas  no entienden eso de trabajar desde el hogar ó el de hacerlo a través de la computadora mediante la sola conexión a Internet.

Aún muchas personas no reconocen incluso, que se pueden hacer importantes negocios en Internet y de mil maneras diferentes.

Sin embargo año tras año los números cantan y cada vez más personas se vuelven millonarios gracias a los negocios por Internet.

Pues a pesar del mensaje que importantes celebridades en el mundo de los negocios nos hacen conocer día a día sobre las bondades del abrazar este tipo de negocios como la alternativa válida para lograr lo que uno quiere en la vida, seguramente seguirá un 90% de las personas en el orbe, pensando que la única manera de progresar en la vida es a través del trabajar más y más y en alguna compañía importante ó en relación de dependencia.

Tanto nos cuesta cambiar de manera de pensar?   Parece que sí a juzgar por las estadísticas…..sólo un pequeño porcentaje de personas se puede considerar exitosa y con plena libertad financiera.

Parece ser que la mayoría de las personas prefiere la comodidad en la que se encuentra en un momento determinado y no probar caminos diferentes, ni trabajar más inteligentemente para mejorar su calidad de vida.

De allí que en la vida existen 3 clases de personas:

Las que Hacen que las Cosas Sucedan.

Las que Observan Cómo Suceden las Cosas y..

Las que se Preguntan Qué ha Sucedido?

Seguramente estás entre las primeras verdad?

Pues recuerda que tú, sólo tú eres el artífice de tu destino..

 

Un abrazo cordial

Eduardo  Nieto

 

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks

One Response to “Nos cuesta tanto cambiar la manera de pensar?”

Read below or add a comment...

  1. Eleonore says:

    Las personas se la pasan quejandose que no gano lo suficiente. Que quiero más dinero. Que mi negocio en internet no prospera, que no funciona. Quejarse no sirve de nada, porque las cosas no mejorarán si no empeorarán. Uno debe creer en uno mismo, en ser perceberante y disiplinario para obtener sus objetivos.
    Tenemos que evaluar cada pequeño detalle que logramos cada día.
    Cuando doy terapia enseño a mis pasientes a ver lo que si tienen, para que se den cuenta que hay motivos para ser feliz. Les muestro que cosas si hacen por si.

    [Reply]

Déjame Tu Comentario

*